Yo tenía una tienda en Elche. De esas que no destacan por fuera ni por dentro, más que nada porque lo importante estaba detrás del mostrador. Vamos, que el márketing brilló por su ausencia, y no por falta de ganas o ideas.

a través de Memorias de una caricatura empresaria. — La Biblioteca de los Malditos