Viviendo en México, en pleno 2018, lo menos malo que te puede pasar es ser robado en medio de un tumulto sin que te des cuenta. Que te roben las tarjetas, el celular y el poco efectivo que traes, sin que siquiera te percates del hecho, ya es algo de agradecerse. En el peor de […]

a través de ¿Cuántas víctimas de la delincuencia somos? — Es de ardidos